Los talleres para “salvar nuestras montañas” comienzan ya en la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna

La Reserva de la Biosfera Valles de Omaña y Luna (León) acoge hoy y mañana un taller participativo sobre el efecto del cambio climático en ecosistemas y actividades socioeconómicas en ese territorio. Se trata de la primera actividad del proyecto 'Mejora de la Resiliencia en Socioecosistemas de Montaña como herramienta de adaptación al Cambio Climático', mediante el empoderamiento de base local, la sensibilización y la acción.

El taller, en el que participará el presidente de la Junta Rectora de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna, Alipio García de Celis, tiene por objetivo dotar de herramientas y generar una visión de futuro en las zonas de montaña ante la amenaza del cambio climático y servir con ello de  inspiración a otras áreas de montaña con problemáticas similares.

Ahora en León, próximamente en Huesca

Además de en los valles de Omaña y Luna, este taller participativo de Territorios Vivos se desarrollará también en la Reserva de la Biosfera de Ordesa-Viñamala (Huesca) los próximos 20 y 21 de mayo (inscripciones abiertas aquí), con el objetivo de identificar acciones realistas y abordables dirigidas a fortalecer la capacidad de respuesta ante el cambio climático, incorporando socios estratégicos desde el sector privado que puedan apoyar la implementación de acciones.

Por otro lado, tras la celebración de estos talleres participativos, se desarrollará un plan de acción piloto para cada uno de los territorios con el compromiso de ser implementado en el corto plazo y se celebrará una jornada de presentación de resultados e intercambio de experiencias para el conjunto de la Red Española de Reservas de la Biosfera, municipios de montaña y otras entidades interesadas a finales de junio en Madrid.

El programa cuenta con el apoyo del Ministerio para la Transición Ecológica, a través de Fundación Biodiversidad, y la Fundación Iberdrola España y se basa en un proceso de participación pública capaz de involucrar tanto a la población local como a organizaciones y entidades públicas y privadas, que identificarán, propondrán y ayudarán a poner en marcha acciones de respuesta sencillas y adaptadas a la realidad de cada uno de los territorios elegidos.

Las áreas de montaña son lugares con un incalculable valor ecológico, paisajístico y antropológico. Sin embargo, son entornos muy frágiles a los que el cambio climático está afectando con especial intensidad. Ya se dejan notar sus efectos en un aumento de la temperatura, disminución de las precipitaciones, aumento de la intensidad de eventos extremos, pérdida de especies, disminución de espesor y duración de la nieve y mayor riesgo de incendios, entre otros. Todos ellos son desafíos a los que se enfrentan las comunidades de las zonas de montaña pero que afectan a la sociedad en su conjunto.

Las Reservas de la Biosfera de Valles de Omaña y Luna y Ordesa-Viñamala presentan algunos de los paisajes de montaña mejor conservados de Europa y guardan valores ambientales y culturales que les han hecho merecedoras de reconocimiento internacional por la UNESCO. Sin embargo, enfrentan un futuro difícil tanto por el éxodo poblacional como por los impactos que puede tener el cambio climático en sus ecosistemas y en sus medios de vida.