Las aves de los bosques descendieron en 2018 tras 4 años de recuperación